Academia de Ciencias Luventicus

ANAXÁGORAS de Clazomene

Nació en Clazomene (Asia Menor) en el año 499 a.C. Se radicó en Atenas (453), donde trabó amistad con Pericles. La ciudad recibió a su primer filósofo con un juicio (434) por afirmar que el Sol no era un dios sino una piedra incandescente. Para eludir la difícil situación, se escapó hacia Lámpsaco, lugar en el que residió hasta su muerte, acaecida en el año 428.

Anaxágoras intentó resolver el problema del ser y el devenir. Consideraba imposible que algo pudiera provenir de la nada o convertirse en nada. Las cosas surgen de una mezcla, y no podemos decir que luego desaparecen o mueren sino sólo que sus partes se separan. Para responder a la pregunta por la sustancia básica del mundo, Anaxágoras observó: «¿Cómo sería posible que el pelo salga del no pelo y la carne de la no carne?» Esto lo llevó a pensar que las cosas están compuestas de partes (a su vez divisibles) que son mayoritariamente similares a él. «Aquello de lo que hay mayor cantidad en una cosa, por lo que más claramente es cognoscible, eso es y eso fue cada cosa particular.» En cada cuerpo hay partículas (homeomerías) de todos los cuerpos, pero prevalecen las de la misma especie que el cuerpo en cuestión. Las homeomerías son cualitativamente diferentes, y por su mezcla y separación, se generan las distintas cosas.

La segunda gran idea de Anaxágoras fue la siguiente: la Naturaleza, al igual que los seres vivos,  tienen un nous, una mente, un espíritu, que es pensamiento y voluntad. Él es el Principio del Movimiento y el Orden de Todas las Cosas.

Al comienzo, las homeomerías estaban mezcladas; el espíritu las puso en movimiento y generó así su separación y agrupación y, con ello, la conformación de las cosas y el Cosmos (Orden).

Busca Anaxágoras en nuestro índice.
 
 
Recomienda esta página a un(a) amigo(a)

desde Rosario, ciudad cultural argentina

política de privacidad