Academia de Ciencias Luventicus

La dimensión social del hombre

El hombre es un ser esencialmente social.

Al describir al hombre ("ser-ahí"), Heidegger destaca como uno de sus "existenciarios" (estructuras ontológicas del ser-ahí) el mit-sein o "ser-con". El hombre es en relación con los demás. Incluso su relación con los objetos, con los útiles, hace referencia en última instancia a los demás (el zapatero trabaja con un conjunto de herramientas que constituyen "su mundo", pero éste carece de sentido sin los clientes).

Por eso el hombre puede experimentar la soledad. Si ésta es querida y buscada, como la de un ermitaño por ejemplo, no es necesariamente traumática. Pero la imposibilidad de establecer contacto con otros seres humanos, en este caso generada por un hecho fortuito, llega a tornarse trágica. Y ante esta situación no debe extrañarnos que el hombre busque por todos los medios el modo de recuperar su contacto con la sociedad, llegando incluso a arriesgar la vida.

Contribución de Andrés Luetich

Recomienda esta página a un(a) amigo(a)