Academia de Ciencias Luventicus

Auguste COMTE

Nació en Montpellier (Francia) en 1798. Estudió en la Escuela Politécnica de París. Fue discípulo y secretario del Conde de Saint-Simon y, según su propio relato, en 1822 terminó de definir su proyecto para una gran reforma universal inspirada en su "Ley de los Tres Estadios".

Según esta ley, tanto la humanidad en general cuanto cada individuo en particular atraviesan a lo largo de su existencia tres estadios diferentes y  progresivos: el teológico, el metafísico y el positivo. En su Curso de Filosofía positiva, el propio Comte lo explica de esta manera: “Estudiando el desarrollo de la inteligencia humana […] creo haber descubierto una gran ley básica, a la que se halla sometida la inteligencia con una necesidad imposible de variar […]: cada una de nuestras principales concepciones, cada rama de nuestros conocimientos pasa necesariamente por tres estadios teóricos diferentes: el estadio teológico, o ficticio; el estadio metafísico, o abstracto; el estadio científico, o positivo… De aquí proceden tres tipos de filosofías, o de sistemas conceptuales generales, acerca del conjunto de los fenómenos; que se excluyen recíprocamente. El primero es un punto de partida necesario para la inteligencia humana; el tercero es su estado fijo y definitivo; el segundo está destinado únicamente a servir como etapa de transición.”

En los estadios teológico y metafísico, el hombre se hace las grandes preguntas a las que no tiene modo de dar una respuesta fundada: ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Por qué existe el mundo? En el estadio científico, el hombre se limita a plantear las preguntas que pueden ser respondidas desde la experiencia (por ejemplo: ¿A qué temperatura hierve el agua?). Sobre las afirmaciones basadas en la experiencia externa el hombre puede hacer ciencia, un conocimiento que progresa y es acumulativo. El hombre de ciencia busca las leyes que rigen los fenómenos naturales y propone explicaciones que simpre son provisionales y están sujetas a nuevas experiencias y a nuevas teorías superadoras.

Comte es considerado uno de los padres de la sociología. Al clasificar las ciencias según el "Principio de Generalidad Decreciente y Complejidad Creciente", ubica en primer lugar a las más abarcativas y menos complejas. Así coloca en primer lugar a la Matemática, luego a la Astronomía, la Física, la Química, la Biología y por último a la Sociología, que aún no existía y cuya creación él reclama (no hace lugar a la Psicología por entender que, no habiendo hombre sin sociedad, su contenido se reduce en parte a la Biología y en parte a la Sociología). Cada una de las ciencias pasa por los tres estadios indicados en su "ley", y la Sociología no había llegado aún, en su tiempo, a su estadio positivo.

Comte quería devolverle a Occidente la unidad y armonía que había tenido en la Edad Media. El factor aglutinante en aquel tiempo había sido la fe. Como entendía que ese fundamento ya no era viable, buscó en la ciencia el nuevo el nuevo factor de unidad. Percibía cómo la gente común aceptaba las afirmaciones de los científicos, cómo sus leyes contaban con una "aceptación universal". Por eso pensó que las controversias y los desórdenes sociales se podrían superar apelando a la "aceptación universal" que generarían las leyes generales del devenir histórico formuladas por "científicos sociales". 

Como lo muestra su Ley de los Tres Estadios, Comte estaba convencido de que la Historia avanzaba hacia una mayor racionalidad. Confiaba en el "progreso", pero veía que los cambios que provocaba generaban caos y desorden. De ahí que buscara el modo de conjugar "progreso" y "orden" en una sociedad que estaba viviendo la transformación de una organización teológico-militar basada en la fe a una científico-industrial basada en la ciencia. Los sacerdotes y los militares estaban perdiendo su preponderancia frente a los sabios, los empresarios y los banqueros.

Según Comte, la Sociología, en cuanto ciencia, trata los fenómenos sociales “con el mismo espíritu que los astrónomos, los físicos, los químicos o los fisiológicos, sujetos a leyes naturales invariables y cuyo descubrimiento es el objeto especial de la investigación”. Y al abordar el estudio de los fenómenos sociales, lo hace desde dos perspectivas diferentes y complementarias: una estática y otra dinámica.

La ley fundamental de la estática social es el "orden", que se logra cuando se da el consenso universal, la solidaridad y una equilibrada división del trabajo. La sociedad es como un organismo en el que cada parte realiza una función que, complementada con las de las demás, garantiza su vida y la del conjunto. La diversidad de funciones hace a la complejidad social y la necesaria interacción de las partes refuerza la solidaridad y la cooperación. La sociedad está conformada por tres elementos fundamentales: los individuos, las familias y las combinaciones sociales (clases, instituciones, ciudades, etc.). Mientras en las familias predomina la simpatía sobre la reflexión, en las combinaciones sociales predomina la reflexión.

La ley fundamental de la dinámica social es el "progreso". Ella es la "ciencia del movimiento necesario y continuo de la humanidad". Comte entiende que este movimiento es  único (el mismo para toda la humanidad) y necesario.  

Con el tiempo, Comte comprendió que no bastaba la ciencia para dar unidad y orden a la sociedad. Ello lo llevó a recurrir nuevamente a la religión, pero no ya a una religión revelada sino a una nueva Religión Positiva, de la que se declaró Papa. Su Religión de la Humanidad sustituye el amor a Dios por el amor a la humanidad, que incluye a los ya fallecidos, los vivos y los que nacerán. En su obra Sistema de política positiva da este salto del orden científico al religioso al transformar su sociología en religión.

N. del E.: En la serie Figuras de la historia de la Filosofía, hemos publicado un artículo donde se muestra otra faceta de Auguste Comte.

 
Recomienda esta página a un(a) amigo(a)

desde Rosario, ciudad cultural argentina

política de privacidad

getCITED

base de datos de autores, artículos, publicaciones e instituciones

Anuncios Luventicus

Paseos por Roma
y sus alredodores
www.niccolomaffeo.es

Mapa de Italia
Venecia, Florencia, Palermo, Nápoles, Roma, Cágliari, Turín, Bolonia, Génova, Verona
www.luventicus.org

Turismo en
Perú

Machu Picchu, Cuzco, Arequipa, Callejón de las Huaylas
www.luventicus.org

Mapa de Francia
París, Borgoña, Isla de Francia, Costa Azul, Alsacia, Lorena, País del Loira
www.luventicus.org

LN

Suscríbete al Boletín
de la Academia Luventicus

LS